Combatir plagas como la araña roja en cítricos con depredadores naturales

La araña roja es una plaga que se ha extendido bastante en los campos de cítricos de Valencia, en España. Para combatir esta plaga, así como otras, productores de la zona emplean depredadores naturales y realizan inversiones para que sus procesos de producción y comercialización sean más sostenibles.

“Protegemos el campo cuidando la fauna y la flora. Para ello, nos ayudamos de insectos beneficiosos que criamos en nuestro propio insectario. También realizamos sueltas de fitoseidos para combatir biológicamente la araña roja y controlamos el piojo rojo de California mediante técnicas de confusión sexual. Con estos métodos respetuosos con la biodiversidad, conseguimos mantener niveles altos de fauna auxiliar en nuestras fincas”, manifiestan los productores.

Por lo que respecta a la gestión del agua, optimizan los recursos disponibles gracias a la agricultura SMART, desarrollada a partir de la colaboración con la Universidad Politécnica de Valencia en la Cátedra Frutinter. “Actualmente ya estamos viendo los resultados, habiendo conseguido la optimización del uso del agua en nuestras fincas y la reducción del uso de varios fertilizantes (al 65% en el caso de abonos nitrogenados). Esto se debe a conocer en tiempo real mediante sensórica especializada y teledetección, la actividad y las auténticas necesidades de nuestros árboles en cada momento. Con ello, se ha conseguido mejorar la cantidad y el calibre de la cosecha”.

“También tenemos en marcha un sistema natural que nos permite eliminar los residuos químicos derivados del lavado de la maquinaria de pulverización, evitando así la contaminación de los suelos y aguas subterráneas. Gracias a todo ello, somos los primeros en comercializar clementinas con el Certificado de Huella de Nitrato Cero, que nos acredita de manera científica que no hay contaminación por nitratos en los acuíferos subterráneos de la zona controlada”, afirman.

“En nuestra producción utilizamos los mínimos tratamientos químicos necesarios, habiendo introducido tratamientos sin fungicidas de síntesis. La mayoría de nuestros envases son compostables, reciclables y muchos de ellos retornables, y nuestras bolsas contienen menos plástico”, señalan.

Asimismo, los almacenes están acondicionados con claraboyas especializadas en aprovechar la luz natural y se han instalado también placas solares para el autoabastecimiento eléctrico de la planta. Además, el aislamiento térmico se consigue gracias a la doble pared de sándwich y disponen de su propia depuradora, la cual limpia todas las aguas residuales generadas en nuestras líneas de confección y así conseguimos la reutilización de parte de la misma con total garantía sanitaria para usos específicos”, indican.

Deja un comentario

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Síguenos en redes sociales